Mamando la verga de mi teniente



Pese que mi teniente no es el hombre más apuesto del mundo, me veo en la obligación de ponerme de rodillas y mamar su gran verga, porque me gustan las pollas pero cuando deja de ser algo que tu escoges y se convierte en una obligación la cosa cambia de forma sustancial, algo que parece muy lindo se puede convertir en una pesadilla. En el ejercito se pasan muchos momentos de soledad y faltan mujeres para poder llevar esas cosas a cabo, y muchos hombres terminan recurriendo el modo fácil del sexo entre hombres a pesar de no ser gays. Esto es lo que le pasa a mi teniente que quiere follar aunque sea con un hombre y me obliga a chupar su rabo, y a dejarme dar por el ano hasta que se viene encima de mi y eso me desagrada.

Videos porno gay: